Las energías masculinas y femeninas, están representadas en Astrología por Marte y Venus. Activo y receptivo, masculino y femenino, yin y yang, son los aspectos de la polaridad que representan estos dos planetas. La posición de ambos en una carta natal brinda mucha información acerca de cómo nos relacionamos con nuestra pareja interior, y, por ende, con la exterior. En medicina astrológica también forman pareja, y depende en qué casos podemos trabajar uno para equilibrar el otro. A Marte se le relaciona con el Coral Rojo y a Venus con el Diamante.

Cuando se trabajaba energéticamente Venus también se trabaja con Marte, su “pareja astrológica” y a la inversa. Según los antiguos egipcios, la energía ancestral que sostiene la vida, tiene carácter bipolar y sus cardinales se ponen en correspondencia con los Equinocios gobernados por Marte-Venus, el primero regente de Aries y el segundo de Libra. Ambas vibraciones, similar a los platos de una balanza, dirigen y regulan el equilibrio de la sangre, receptora del soplo que anima el cuerpo, soporte del alma sensitiva y distribuidora de la potencia vital. Marte, polaridad masculina positiva y activa, da fuerza, vigor y vitalidad a la sangre mientras Venus, polaridad femenina y pasiva, receptiva y atrayente sostiene el reequilibrio del agua.

Coral Rojo y la fuerza de Marte

La energía de Marte es la energía del Guerrero. Ayuda al combate del día a día y da impulso para conquistar, realizar, hacer, luchar. Es el contacto agresivo del Yo con el mundo. Una energía masculina, agresiva, de gran vitalidad y autoafirmación. Rige los signos de Aries y Escorpio, de naturaleza caliente y temperamento colérico. Referente a la salud gobierna el sistema de defensa inmunitario., sistema arteria, la presión arterial sistólica, la tiroides y la fijación del hierro. Así mismo los órganos sexuales masculinos, alteraciones sexuales y libido. La piedra preciosa asociada a esta energía es el Coral Rojo y se utiliza para modular y regular la energía de Marte tanto si está en exilio como en exaltación. En el antiguo Egipto se utilizaba para protegerse de los malos espíritus y en los actos de magia de amor. El hombre siempre ha tenido atracción hacia el Coral. La formación de coral nos habla de su fuerza regenerativa.

  Ayudará al organismo a asimilar la vitamina E, sílice, proteínas y lecitina Tratará la degeneración del tejido óseo y procesos inflamatorios (todas las -itis, agresividad contenida), problemas de circulación, trastornos hepáticos, colesterol, mejora la asimilación del hierro y determina un aumento en todo el organismo. 

A nivel psico-emocional un Marte en exaltación puede ocasionar celos, egoísmo, orgullo, falta de humildad, deseo de dominio sobre los demás, lujuria, falta de ternura. En caída o exilio, falta de voluntad, cobardía, miedo, inseguridad, apatía, impotencia e inhibición sexual. En ambos casos podemos recomendar tratamiento con Red Coral para equilibrar a la personal desde el campo emocional para llegar también al físico. 

Diamante y la fuerza de Venus

Venus, Diosa de la belleza, representa lo femenino, la atracción, seducción, armonía, placer, sensualidad, erotismo, capacidad de amar. Es el contacto afectivo del Yo con el mundo exterior. Energía femenina de naturaleza húmeda cálida y temperamento flemático, rige a Tauro y Libra. Referente a la salud gobierna el aparato urinario, la suprarrenales, órganos sexuales femeninos, frigidez, sistema venoso, glándulas hormonales. La piedra preciosa asociada a la energía de venus es el Diamante. En muchas culturas está asociado a la imagen de Venus y era considerado con el poder de liberar a la persona de los dioses endemoniados. Es el rey de las piedras preciosas sinónimo de belleza en estado puro.  Ayudará a regular la actividad de las glándulas hormonales, vagina, ovarios, menopausia. Trata la sensualidad femenina, problemas de riñón, piel, purifica la sangre y el cerebro. En el campo psico-emocional actúa en problemas de inseguridad, indecisión, falta de fe, hipersensibilidad emocional, con miedos, miedo a perder el control, a perder la razón, a tener explosiones de rabia, a la intimidad. Es idóneo para personas tímidas e introvertidas. El diamante da claridad mental, promueve la libertad de pensamiento. Representa la etapa de madurez fisiológica, la capacidad de amar, búsqueda de la belleza y la armonía, de la paz y la adaptación. Al equilibrar la energía venusina, la persona se libera de comportamientos dañinos, de reglas impuestas favoreciendo un cambio de vida y respeto por uno mismo.

Sigo investigando, estudiando y experimentado en espagyria. Equilibrando las energías planetarias obtenemos resultados sorprendentes, trabajando desde lo sutil para obtener beneficios en la salud psico-emocionales y física. Encantada de informarte y acompañarte sobre esta terapia y lo que

Gracias por seguirme y unirte a la comunidad saludable de Espai Di Natur, crecemos juntos.

Un abrazo

Diana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario